Kensington International / Sin categorizar / «¡Emprender no es un sprint, es un maratón!»

«¡Emprender no es un sprint, es un maratón!»

Mehrdad Bonakdar, fundador de KENSIGNTON International y editor de la revista ON LOCATION Lifestyle, se reunió con Tim Bütecke, fundador de Exporo, para una charla de empresario a empresario para hablar sobre el espíritu empresarial, el capital de riesgo, las visiones y más.

Tim Bütecke, 45 años, es el pionero en el mundo de las inversiones inmobiliarias. En 2012, desarrolló una idea que iba a dar forma a toda una industria: en 2014, finalmente fundó la plataforma Exporo para la financiación innovadora de enjambres inmobiliarios con socios. La empresa, que comenzó con un pequeño equipo e imprimió exposiciones en la ciudad hanseática de Hamburgo, es ahora el líder del mercado en Alemania con más de 250 empleados y una cuota de mercado de casi el 85 por ciento. Tim Bütecke se retiró gradualmente de la compañía el año pasado para dedicarse a nuevas ideas.

MB: Hola Tim. ¿Cómo estás hoy?
TB: Excelente. Relajado y lleno de energía.

MB: ¿Y cómo crees que le va a la industria de la inversión colectiva en estos días?
TB: El volumen de negocios en la industria inmobiliaria ha disminuido un poco recientemente. Esto, por supuesto, incluye la financiación del proyecto a través de la financiación del enjambre, es decir, la inversión de la multitud.

MB: ¿Por qué? ¿Se han vuelto más cautelosos los promotores de proyectos y, por lo tanto, la actividad de construcción ha disminuido, o simplemente hay menos inversión?
TB: Básicamente, el mercado inmobiliario está demostrando ser a prueba de crisis, lo que significa que nuevos proyectos están llegando al mercado todos los días. Separar el proverbial trigo de la paja está, por lo tanto, llevando cada vez más tiempo a parte de los inversores. A esto se añade la incertidumbre de los clientes finales desde el comienzo de la pandemia del Covid-19. La consecuencia notable es que la financiación de los proyectos, especialmente a través de las plataformas y por pequeños inversores, es más prolongada. Sin embargo, puedo observar que la incertidumbre causada por el Covid-19 en particular está disminuyendo.

MB: Estás hablando de pequeños inversores, ¿quién más debería financiar los proyectos
TB: Los proyectos suelen ser cofinanciados o incluso financiados en su totalidad por inversores semiprofesionales y profesionales.

MB: En los orígenes de Exporo, tú y tus compañeros empezasteis pequeños al principio, pero luego crecisteis relativamente rápido. ¿Cómo funcionó eso?
TB: La idea de construir una plataforma de inversión colectiva para proyectos inmobiliarios vino del negocio mezzanine con mi compañía HFH Hamburger Finanzhaus. Definimos el negocio en base a nuestra experiencia y luego lo presentamos a los inversores. Con el llamado capital de riesgo tuvimos entonces la oportunidad de crecer. Este es el proceso habitual; por supuesto, solo a grandes rasgos. Hay un poco más detrás.

MB: Palabra clave interesante: capital de riesgo. ¿Cómo hay que imaginar esto exactamente? La compañía se funda y cuando el dinero se acaba, ¿empiezas a buscar capital de riesgo?
En principio, las empresas de nueva creación se construyen de esta manera. En principio, los inversores naturalmente también especulan que el negocio respectivo dará sus frutos en el futuro. Además de los conocimientos técnicos, la imaginación de los inversores también juega un papel decisivo aquí. Por lo tanto, algunas empresas de nueva creación se financian directamente desde el principio con capital externo, otras se dedican al llamado bootstrapping. Se trata de una estrategia de financiación en la que la empresa se funda completamente sin financiación externa. Exporo, por ejemplo, fue rentable desde el principio: no a través de su negocio principal, sino a través de la intermediación inmobiliaria. Esa era nuestra estrategia. La comisión de intermediación que recibimos por vender la propiedad fue mucho más alta que la que ganamos por intermediar el capital mezzanine. Estos ingresos subvencionaron entonces el negocio principal.

MB: ¿Exporo ha hecho de intermediario en inmuebles?
No, no puedes decirlo así. Los pilares financieros sobre los que se construyó Exporo fueron dos compañías que yo había fundado previamente: HFH Hamburger Finanzhaus se encargó del capital de deuda para los proyectos, la financiación del enjambre se añadió a través de Exporo y las propiedades fueron intermediadas por HFH Immobilien. Así que la base fueron 14 años de experiencia en el mercado con el HFH y la red fiable resultante.

MB: ¿Qué pasó después? En algún momento tuviste que centrarte más en tu negocio principal.
TB: Así es. Éramos conscientes de que el modelo de negocio es muy escalable. En otras palabras, si no hubiéramos recurrido al capital de riesgo, otro jugador se nos habría adelantado. Así que como fundadores, nos preparamos intensamente para el lanzamiento de nuestra idea de negocio, le dimos valor a la empresa y empezamos a buscar inversores. Mirando atrás, todo sucedió muy rápido y tuvimos la oportunidad de expandir la compañía paso a paso. No hace falta decir que con una estrategia de crecimiento y desarrollo consistente, se depende del apoyo financiero a largo plazo.

MB: Así que con Exporo has tomado básicamente el camino «clásico». Por lo tanto, las empresas de nueva creación no son solventes durante mucho tiempo, pero siempre necesitan inyecciones de dinero
TB: Tienes razón, la financiación externa de tales compañías es siempre un problema. Pero eso no es una sorpresa: en cada ronda de capital se puede medir cuánto tiempo durará la inversión.

MB: ¿Así que siempre hay un nuevo capital?
Exactamente. Luego está la llamada tasa de quemado: la cantidad de flujo de caja negativo que tienes al final del mes. O bien los inversores existentes hacen más o empiezas a buscar nuevos inversores. Es importante que el negocio sea tan prometedor que los posibles inversores puedan asumir que las ventas se equilibrarán o incluso superarán las inversiones en el futuro. En el caso de Exporo, el argumento decisivo fue el volumen – después de todo, estamos hablando de 450 millones de euros en forma de mezzanine, lo que ha demostrado ser un crecimiento. Si bien las nuevas empresas parecen estar brotando como hongos, no es una ilusión: las estadísticas no han cambiado en 40 años, ya que UNA inversión de cada diez en capital de riesgo está dando sus frutos. O en otras palabras: Nueve de cada diez empresas desaparecen antes de ser conocidas.

MB: ¿Cuál es el objetivo declarado del líder del mercado Exporo?
TB: Después de la última gran ronda de financiación en el verano, lo más probable es que sólo los actores internacionales puedan permitírselo. Una posible oferta pública inicial sería una forma de recaudar capital. Oficialmente, ya se han invertido casi 60 millones de euros en Exporo.

MB: ¿La pandemia tiene actualmente un impacto en la escena del capital de riesgo? ¿Seguirán inundándose de capital los modelos de negocio que son en parte –al menos a mi entender– incomprensibles?
TB: ¡Esa es una pregunta muy emocionante! Mi experiencia hasta ahora me ha demostrado que la gente olvida bastante rápido. Actualmente, no hay duda de que se nota cierta reticencia, pero eso cambiará de nuevo. Sin embargo, hay diferencias fundamentales entre los mercados europeos y americanos: Mientras que en América prevalece un comportamiento inversor casi agresivo, los inversores de Alemania han sido más prudentes y sensibles incluso antes de la Covid-19.

MB: ¿Por qué ya se ha retirado de la Exporo en este momento y no esperó hasta la salida a bolsa, por ejemplo?
TB: Como empresario, disfruto especialmente desarrollando ideas y modelos de negocio. Con el Grupo HFH he estado en el mercado durante 20 años. Como dije antes, la experiencia adquirida con la compañía fue la base de la idea de una plataforma de inversión de multitudes. Por lo tanto, HFH ya ha demostrado en el pasado ser un grupo de expertos en bienes raíces y financiación de bienes raíces. He decidido desarrollar más áreas de negocio innovadoras con HFH o ampliar nuestra cartera. Uno de los enfoques aquí es la digitalización. Además de seguir desarrollando y expandiendo el HFH, también trabajo como ángel de negocios para empresas prometedoras como la de Hamburgo Proptech REOS Software.

MB: Pero te mantuviste leal a la industria después de dejar Exporo, ¿correcto?
Por supuesto. Ahora me estoy centrando de nuevo en el desarrollo del Grupo HFH y al hacerlo estoy realizando nuevas ideas con mi equipo. Incluso antes de la fundación de Exporo, apoyamos a los desarrolladores de proyectos en la estructuración de su financiación, desde la financiación bancaria hasta la financiación con capital intermedio. Sin embargo, estamos constantemente profesionalizando los procesos. Nuestra ventaja aquí es bastante clara: una estrecha red basada en muchos años de cooperación: Conocemos las condiciones generales, vemos las necesidades cambiantes y podemos actuar con eficiencia y flexibilidad.

MB: ¿Y cuál es la diferencia crucial en comparación con tu trabajo en Exporo?

TB: Simplemente, sin la presión del capital de riesgo, los objetivos trimestrales y los planes de escala, no sólo es más agradable trabajar, sino que también se puede hacer con menos compromisos. Simplemente tenemos más tiempo para nuestros proyectos, nos limitamos a las 7 principales ciudades alemanas y podemos reaccionar con flexibilidad a la situación inicial de cada proyecto y desarrollar estrategias individuales.

MB: ¿Y hay algo que extrañes después de tu salida?
TB: ¡Por supuesto! En Exporo tuve la oportunidad de trabajar con un gran equipo, junto con los que se mueven y los recién llegados. Y aunque no echo de menos el aumento de la presión para crecer, hay algo estimulante en la mentalidad de aceleración que prevalece en la escena de las start-up y que se ajusta a mi naturaleza.

MB: Tengo algunas ideas. Si alguna vez te aburres, házmelo saber.
TB: ¡Claro, me encantaría!

MB: ¿Cuál es tu próximo proyecto? Todavía eres demasiado joven para tomarlo con calma.
TB: Sí, yo también lo veo así. (Risas) Empezaste nuevos proyectos después de tus salidas. Mi próximo proyecto es un fondo intermedio. Las estructuras ya están en su lugar y pronto comenzará oficialmente.

MB: Justo lo que pensaba. ¿Para qué inversores está diseñado el fondo?
TB: Para básicamente todos los inversores privados, semi-profesionales y profesionales.

MB: ¿Qué harías hoy de forma diferente a como lo hiciste cuando fundaste la compañía?
TB: A veces me pregunto cómo se habría desarrollado el proyecto si lo hubiéramos intentado sin capital de riesgo.

MB: Entonces el camino que he estado siguiendo con KENSINGTON desde el principio hasta hoy?
TB: Sí, exactamente.

MB: Sí, esta es una pregunta que me hago todo el tiempo: crecimiento moderado con control total sobre las acciones y sin la deuda ni las obligaciones del capital de riesgo o más bien crecimiento rápido, pero con la presión del capital de riesgo.
TB: ¿Cuáles son sus tendencias actuales?

MB: A partir de hoy: no quiero tomar un camino diferente. ¿Apoyarías mi tendencia?
TB: No hay una respuesta general a esta pregunta: si el capital de riesgo debe incluirse en una empresa de nueva creación es tanto una cuestión de definir el objetivo, es decir, el crecimiento al que se aspira, como una cuestión de tipo.

MB: ¿Qué cinco consejos le darías a un fundador?
TB: Elegir las parejas adecuadas es crucial, no debes comprometerte y tomarte tu tiempo. Es necesario investigar el modelo de negocio adecuadamente. Fundar una empresa no es un sprint, sino una carrera de maratón. Sin trabajo duro y sacrificio no funcionará. Uno debe arder por la causa o dejarlo ir.

MB: Observo que muchos fundadores tienen problemas para decir que quieren ganar dinero, por decirlo de manera casual. Así que a mis 20 años, al menos para mí, este aspecto era crucial. Sin embargo, tengo la sensación de que no se ve ni se oye con placer.
TB: No, en realidad no se aprecia. El tema del dinero en general es más bien un tema tabú en el mundo de habla alemana. Sin embargo, sólo puedo recomendar a todos los fundadores que hablen de ello: sí, quiero acelerar y ser financieramente independiente.

MB: Tim, tengo seis preguntas rápidas para ti: si se te permitiera conocer a una persona famosa, viva o muerta, ¿quién sería y por qué?
TB: Steve Jobs, porque repensó los productos y cambió el mundo.

MB: Si pudieras cambiar una cosa en el mundo, ¿cuál sería?
TB: Una mayor conciencia general de tolerancia, consideración, atención y tantas otras cualidades positivas y deseables que se están perdiendo en este momento.

MB: ¿Cuál fue la mejor decisión de su carrera profesional?
TB: Hacerme autónomo.

MB: ¿De qué (sin contar las personas) no podrías prescindir en tu vida?
Definitivamente buena comida y viajes.

MB: Si pudieras elegir un país, ¿en cuál te gustaría vivir?
TB: Me gusta mucho vivir en Alemania, con la libertad de pasar mucho tiempo en otros lugares.

MB: ¿Qué decisión de tu vida querrías deshacer en retrospectiva?
TB: No querría deshacer nada, pero debería haber pasado más tiempo con mi familia y haber tenido hijos antes.

MB: Te deseo mucho éxito, mantente sano y feliz.

Mi conclusión: he conocido un fundador totalmente relajado y positivo, que está lleno de energía y sabe exactamente de lo que habla, un ejemplo para todos los fundadores. Lamentablemente, imprimir toda la conversación, que duró varias horas, habría ido más allá del alcance de este artículo. Pero estoy esperando la próxima conversación con Tim.

¡Estamos representados a nivel internacional!